La innovación, la mecanización y la tecnología siguen abriéndose camino en el sector de las limpiezas profesionales. En Rodila Plus, como seguramente sabes, abrazamos la formación continua como un modus operandi propio de optimización laboral. Así, acabamos de mejorar nuestro dominio del cristalizado y abrillantado de suelos.

Ten presente que crece la demanda de servicios especializados en el suelo dentro de la limpieza de empresas y hogares. Además, y por supuesto, nos conviene aprovechar al máximo los tiempos de trabajo; en términos de ahorro, eficiencia y productividad es bueno para todos.

En este contexto, el manejo de máquinas rotativas monodisco se convierte en una gran oportunidad sectorial. Permite desempeñar tareas de cristalización, decapado, lavado, champuneado y abrillantado de suelos con la mayor eficacia.

Formación extra en cristalizado y abrillantado de suelos

Los suelos de tipo mineral, como el mármol y el terrazo, son mayoritarios en países de clima templado o cálido, como España. Destacan por su gran brillo inicial y su vistoso colorido. Sin embargo, son poco resistentes a los químicos, por lo que no tardan demasiado en perder su llamativa presencia. Dado que los procedimientos y los productos de limpieza aplicados menoscaban su acabado, hay que aplicar labores de abrillantado de suelos.

En nuestra empresa, hemos profundizado en el dominio de las técnicas de cristalización de suelos a través de una formación altamente especializada.

Vitrificado o cristalizado de suelos

La cristalización de suelos es el proceso de abrillantar suelos más recomendable. Utiliza una reacción química entre el material de la superficie y el producto cristalizador, la cual solo se da en ciertas condiciones de temperatura y presión.

Las máquinas utilizadas se conocen como rotativas, abrillantadoras o monodiscos. Son dispositivos eléctricos con un motor, un mástil y un plato de arrastre que sujeta el disco. Los más adecuados para cristalizar trabajan a diferentes velocidades —baja o estándar— y diámetros —entre 400 y 500 mm—, aunque siempre utilizan un disco de lana de acero.

Cómo se realiza la cristalización de suelos

El punto de partida es eliminar toda la suciedad presente en el pavimento, sobre todo en sus poros. Esta fase inicial se conoce como decapado y requiere de un medio alcalino o ácido, según qué suciedad está presente.

A continuación se procede al cristalizado de suelo, aplicable solo en firmes con carbonato cálcico. La reacción química provocada genera la aparición de nuevas sustancias que cierran los poros del suelo de modo cristalino.

Para terminar, se lleva a cabo un sellado o acabado de los poros. Así, quedan blindados y la suciedad no vuelve a entrar.

Claves del abrillantado de suelos sintéticos

El concepto es similar al anterior: proteger y sellar su porosidad. Se utilizan, con tal fin, unas sustancias plásticas llamadas emulsiones acrílicas metalizadas.

El proceso incluye un decapado muy parecido al del mármol o el terrazo, así como la aplicación de dos o tres capas de emulsión acrílica metalizada. Después, se realiza un mantenimiento continuado, por lo general mediante pulverización de un líquido específico más el apoyo de un disco abrasivo y una máquina rotativa.

Aprender para mejorar

Nuestro proceso de formación, además de permitirnos dominar estos procedimientos técnicos, ha incluido la capacitación y concienciación idóneas en la prevención de riesgos laborales al efectuar estos abrillantados. En consecuencia, podemos garantizar la máxima seguridad al hacer estas tareas.

En definitiva, si quieres sacar brillo y mejorar el aspecto del mármol, el terrazo o los suelos acrílicos de tu vivienda o centro de trabajo, cuenta con nosotros. Sumamos a nuestras especialidades el cristalizado y abrillantado de suelos. ¿Nos llamas?

 

Claves del cristalizado de suelos con Rodila Plus

Proceso de abrillantado de suelos por cristalización

Cómo cristalizar suelos con Rodila Plus

Proceso de acristalado y abrillantado de suelos