El trabajo de cada empleada de hogar ha sido recientemente regulado por un decreto-ley que reconoce los derechos de estas profesionales de la limpieza doméstica. Es un avance importante, muy positivo, para nuestro sector, porque profesionaliza nuestra actividad y dificulta algunas prácticas alegales y desleales que venían produciéndose hasta ahora.

Cómo afrontar la nueva ley con tu empleada de hogar

El texto legal aprobado satisface algunas demandas históricas de estas trabajadoras:

  • Derecho a paro.
  • Imposibilidad de ser despedidas sin justificación.

La reforma, que afecta a todas las relaciones profesionales en vigor, implica de facto una obligación adicional inexcusable: es imprescindible firmar un contrato por escrito entre los trabajadores y los particulares que compartirán el servicio. De ese documento contractual depende la posibilidad de cotizar para el desempleo. Por ello y desde ahora, se convierte en una obligación legal para los contratadores. En este caso, para ti.

Un problema en tu hogar

En este contexto renovado, posiblemente te enfrentas a un problema cierto en tu domicilio que debes resolver correctamente:

  • Dispones actualmente de una empleada de hogar de absoluta confianza con la que te encuentras del todo satisfecho o satisfecha. Deseas, en buena lógica, seguir contando con ella.
  • Te sientes incapaz de redactar, gestionar, tramitar y soportar la elaboración del contrato requerido y el resto de las derivadas normativas generadas.

Como eres gente de bien, no quieres saltarte la Ley y, al mismo tiempo, eres consciente de que incumplirla te complica la vida injustificadamente. Sin embargo, es un trámite complejo, farragoso y demasiado costoso. Sobre todo en aquellas situaciones en las que, algo habitual, tu empleada de limpieza trabaja en varias casas de tu misma familia. Dar de alta todas estas limpiezas para particulares puede suponerte un quebradero de cabeza cierto y ocasionarte un desembolso adicional, quizás, inasumible.

Una solución con nombre propio: Rodila Plus

Sin duda, lo que te gustaría es seguir contando con tu empleada de limpieza en casas particulares sin complicarte la vida, pero respetando la nueva ley al mismo tiempo.

Si es así… descuida, ¡esa opción es posible! Con Rodila Plus te damos la solución que te conviene: contratamos a tu empleada doméstica, trabajará para nosotros y cotizará de acuerdo a esos justos derechos reconocidos. De forma adicional, tú nos encargas el servicio de limpieza para particulares con las características que hasta ahora se estaban aplicando, totalmente legalizadas.

En paralelo, tu empleada de hogar se integra en nuestra empresa y sigue acudiendo a tu casa con las frecuencias y la actitud de siempre, más el respaldo profesional de nuestra marca.

¿Qué te parece la idea? Tienes, exactamente, lo que deseabas: seguir con tu empleada de hogar, sin grandes cambios, y cumplir con la nueva legislación sin más complicaciones. Contáctanos y te explicaremos con detalle cómo se concreta esta posibilidad. Tu problema, no lo dudes, quedará solucionado.