Tratamiento de piedra natural

Cuando hablamos de piedra natural nos estamos refiriendo a un revestimiento de alta calidad que cumple con todos los requisitos técnicos, físicos y constructivos para realizar una buena obra con una rentabilidad asegurada. Ofrece, sin duda, unos índices de vida útil y mínimo coste de mantenimiento muy superiores al resto de los materiales comparables, entre ellos el gres y la piedra artificial.

En general, el tratamiento y la limpieza de piedra natural suele resultar sencillo, ya que el uso de agua —mejor caliente— y, ocasionalmente, de detergentes neutros —con un PH entre 7 y 10— suele ser suficiente para su limpieza periódica. La realización de un mantenimiento acertado asegura, por otra parte, una mayor dureza y durabilidad de la piedra natural, lo que se traduce a medio y largo plazo en un ahorro significativo para sus propietarios.

Por otra parte, conocer cómo limpiar correctamente la piedra natural es fundamental para solucionar los casos de suciedad difícil que, de vez en cuando, pueden producirse. Nunca hay que emplear detergentes agresivos —lejías, amoníacos, anticales— ni utensilios metálicos para cepillarla, ya que pueden producir rayados. Existen en el mercado productos específicos que facilitan la limpieza de manchas concretas: lo mejor es acudir a profesionales de la limpieza de piedra natural para conseguirlos y aplicarlos.

Limpiezas especiales de la piedra natural

De cara al tratamiento de la piedra natural, resulta decisivo llevar a cabo una cualificada limpieza fin de obra tras su instalación. La eliminación de los residuos de cemento, colas, pegamentos y otros desperdicios que pueden adherirse a la piedra natural durante los trabajos gremiales facilita enormemente los posteriores procesos de protección, mantenimiento y limpieza de la piedra, así como el pulido y abrillantado de los suelos de este tipo. Una empresa de servicios generales de limpieza especializada en la limpieza de obras de construcción, como es el caso de Rodila Plus, es la opción perfecta para comenzar el cuidado de la piedra natural con absolutas garantías de presente y futuro.

Las limpiezas más difíciles de la piedra natural se dan cuando es preciso eliminar manchas específicas, como aceites, café, tintes de cabello, bebidas varias, betún, pinturas u otras sustancias similares. La colaboración, en estas ocasiones, de una empresa especializada en limpieza de piedra natural suele ser la diferencia entre el éxito y el fracaso. Algo similar a lo que ocurre cuando se trata de eliminar pintadas realizadas sobre este material. En Rodila Plus estamos habituados a desempeñar la limpieza de graffitis en todo tipo de superficies.

Otros tratamientos de la piedra natural

Si bien es cierto que la piedra natural requiere muy poco mantenimiento cuando se la limpia periódicamente de una manera adecuada, pueden darse circunstancias especiales que exigen soluciones especializadas. La oxidación es uno de estos casos: eliminar el óxido y proteger después la superficie con resinas impermeabilizadoras especiales es el procedimiento a seguir. Cuando la piedra natural está perdiendo su pulido, existen diferentes posibilidades de acción que solamente los profesionales somos capaces de discernir y aplicar convenientemente: emplear resinas líquidas y productos disimuladores de rasguños, o incluso pulir de nuevo, son algunas de las opciones existentes.

Además, siempre cabe la aplicación de una limpieza profunda basada en la eliminación de ceras: cuando el pavimento de piedra natural está desgastado, dañado o ha perdido su belleza inicial a causa de un mantenimiento inapropiado, resulta necesario eliminar los tratamientos y las capas de cera antiguas y volver a restablecerlas, después, de un modo adecuado.

Así, acudir a una empresa experta en el tratamiento y la limpieza de la piedra natural garantiza la máxima fiabilidad, calidad y ahorro en el cuidado de este material constructivo.