Limpieza de viales, aparcamientos y calles

Se conoce como limpieza viaria al conjunto de tratamientos efectuados en la vía pública para mantener un adecuado estado de limpieza e higiene. La limpieza de viales, aparcamientos y calles comparte unas peculiaridades y exigencias que hacen necesaria la participación de empresas de servicios generales de limpieza, con experiencia en estas actividades, dotadas con los equipos técnicos idóneos. Esta labor debe realizarse de manera periódica y continua durante todo el año, combinando la acción manual y el uso de medios mecánicos, entre ellos recolectores, barredoras, fregadoras, aspiradores, compactadoras y otros vehículos semejantes.

La limpieza de calles y viales incluye la recogida de residuos, cuya presencia depende tanto de la colaboración y el civismo ciudadanos —restos de embalajes ligeros, papeles, plástico, vidrio…— como de otros factores incontrolables del entorno: tierra y partículas procedentes de las obras que se realizan en la vía pública, tierras arrastradas por las lluvias, restos de fauna y flora, sedimentos ocasionados por la atmósfera y partículas derivadas de los tubos de escape de los automóviles, entre otros. Todos estos elementos se dispersan por aceras, calzadas, parques y jardines, provocando una retirada lenta, costosa y exigente.

Procesos de trabajo para la limpieza de calles y viales

Si bien es cierto que la retirada de estos residuos no resulta fácilmente mecanizable, no lo es menos que la limpieza de viales y calles multiplica su eficacia y productividad cuando se combinan técnicas manuales y automatizadas. El barrido, que consiste en una acción realizada en seco con escobas o cepillos, mejora su rendimiento si se alternan practicas mecanizadas, mixtas y manuales en función de las circunstancias específicas de cada caso. Por otra parte, el posterior baldeo —recomendable en la mayoría de las ocasiones—, efectuado con agua a presión lanzada por mangueras, también mejora su eficacia cuando se dispone de las máquinas más avanzadas del sector.

En Rodila Plus contamos con equipos mecánicos y brigadas de limpieza especializadas en esta actividad. Conseguimos, de este modo, resultados excelentes en la limpieza de calles y viales, con la mayor productividad y significativos ahorros para nuestros clientes. Así mismo, hemos sido capaces de extender esta profesionalidad y saber hacer a otras labores similares, como es el caso de la limpieza de garajes en Zaragoza y en las principales ciudades de España.

Resultados óptimos en la limpieza de parkings

El cuidado y el mantenimiento de aparcamientos exige máxima pulcritud, profesionalización e higiene. Una limpieza inadecuada o insuficiente de estas superficies genera una pésima imagen y molestias tangibles inmediatas para los usuarios, especialmente en los garajes comunitarios, cuyos vecinos arrastran la suciedad —en las suelas de sus zapatos— hasta sus propios domicilios.

En Rodila Plus disponemos de maquinaria industrial específica, y podemos aplicar tratamientos exclusivos para la limpieza de las líneas divisorias y las señalizaciones marcadas en el suelo, las cuales recuperan su color y alargan su vida útil, ya que se evita la necesidad de repintarlas a medio plazo.

Además, nuestros trabajos de limpieza de viales, aparcamientos y calles son estrictamente considerados con el medio ambiente, ya que aplicamos métodos de limpieza de bajo consumo de agua, así como productos respetuosos con la ecología y el desarrollo sostenible.

Sin género de dudas, somos capaces de obtener extraordinarios resultados de limpieza y mantenimiento, con independencia del estado inicial del aparcamiento, la calle o los viales tratados.