Limpieza de soleras

Se llama solera al revestimiento del suelo natural en el interior de los edificios. Suele estar formado por una resistente capa de hormigón en masa, la cual queda a la vista o revestida con algún otro material más estético. Su principal función es separar la estructura de la instalación del terreno —natural o artificial— sobre el que se asienta.

Como ocurre con todo, el paso del tiempo ensucia el hormigón. Dado que esto suele ocurrir de una manera gradual y progresiva, con frecuencia el propietario no es consciente de esa suciedad acumulada y la interpreta como algo normal, inevitable o aceptable. Sin embargo, los visitantes que acuden a nuestras instalaciones perciben la situación de otra manera. Estudios científicos han demostrado que, al visitar una estancia, nuestros ojos pasan un 3 % del tiempo pendientes del suelo. Es decir, de cada hora de visita comercial a nuestras salas, cada cliente pasa tres minutos mirando el suelo. Se trata, desde luego, de un lapso temporal preocupante si lo que perciben es impropio de la imagen de marca cuidada, brillante y excelente que nos esforzamos en proyectar de una manera global.

Las empresas de servicios generales de limpieza aprovechamos nuestra experiencia y nuestros conocimientos para ofrecer soluciones específicas de limpieza de soleras, adecuadas para cada situación y circunstancias.

Un tratamiento concreto para cada solera

No es una leyenda urbana que el vinagre blanco es un buen limpiador para las soleras de hormigón. Estamos hablando de un limpiador no tóxico que respeta el medio ambiente y cuyo fuerte olor —desagradable para muchos— desaparece en cuanto el vinagre se ha secado. La limpieza de soleras —de algunas de ellas— por medio de este líquido es una posibilidad que, sin embargo, es necesario valorar correctamente antes de llevarla a cabo. Es, en cualquier caso, una opción más que no siempre resulta la mejor. Solamente los especialistas en limpieza de soleras tienen la capacidad de discernir, y aplicar, el procedimiento limpiador idóneo en función de la tipología del suelo y de las características y naturaleza de sus manchas.

Otra fórmula que puede ser precisa para limpiar piedra, hormigón o ladrillo es el uso de ácidos —muriático o clorhídrico, sobre todo—, los cuales deben ser diluidos y empleados con el máximo respeto a determinadas, y estrictas, medidas de seguridad. Nunca deben entrar en contacto con los ojos, la piel, los niños o las mascotas, ni ser vertidos en las bocas de desagüe. La aplicación de estos productos, o de otros semejantes, ha de confiarse únicamente a cualificados profesionales de la limpieza de soleras con conocimientos y experiencia en su manejo.

Un plus adicional en el cuidado de soleras

En Rodila Plus contamos con los equipos, la cualificación y los productos idóneos para llevar a buen término la limpieza de todo tipo de soleras. Ya sean suelos de naves industriales o comerciales, patios, aceras o calzadas de hormigón, las pautas a aplicar dependen de las circunstancias específicas de cada caso, algo que solamente los especialistas tienen capacidad para determinar.

Una empresa líder de servicios generales de limpieza como la nuestra es capaz de definir, plantear y aplicar las soluciones de mantenimiento y limpieza de soleras óptimas, capaces de asegurar una imagen superior, una vida útil mayor y un ahorro económico siempre interesante.