Limpieza de piscinas

La limpieza de piscinas es una tarea compleja, delicada y potencialmente peligrosa cuando no se poseen los conocimientos y la formación profesional requeridos para desempeñarla. En consecuencia, confiar en una empresa de servicios generales de limpieza con experiencia y cualificación en este tipo de servicios es una decisión más que recomendable.

Esta labor se desempeña tanto en grandes instalaciones (centros deportivos o pabellones cubiertos) como en pequeñas piscinas privadas ubicadas en urbanizaciones o comunidades vecinales.

La importancia de la capacitación al limpiar piscinas

Para empezar, resulta imprescindible determinar cuanto antes de qué material está hecho el vaso de la piscina, un factor que afecta a la limpieza de la misma y cuyo desconocimiento puede ocasionar una mancha permanente o un elevado coste posterior de reparación. La seguridad es, a su vez, una cuestión crucial en el proceso de limpieza de piscinas. Además de contar con los elementos de protección adecuados —gafas cerradas, mascarilla acorde con los productos utilizados, botas impermeables, guantes, chaqueta, pantalón largo, gorra y cremas para el sol—, es necesario prevenir los frecuentes resbalones y conocer perfectamente qué productos químicos se pueden combinar y cuáles no, ya que se pueden generar, en caso contrario, reacciones químicas descontroladas.

Principales fases en la limpieza de piscinas

El primer paso es establecer si procede o no el vaciado de la piscina, lo cual es preferible hacerlo periódicamente pero conlleva elevados costes de reposición de agua, sobre todo cuando hablamos de una piscina muy grande. El tratamiento a aplicar es diferente si el agua se encuentra transparente —se podría recuperar eliminando la suciedad del fondo y las paredes y depurándola durante uno o dos días— o verde, tipo charca, que siempre obliga a vaciarla.

Cuando la piscina está vacía, es el momento clave en la elección del producto limpiador en función del revestimiento: el linner, la lámina armada o el poliéster son muy delicados, mientras que el gresite admite tratamientos más agresivos. Es en este instante cuando una mala combinación de productos puede ocasionar un accidente químico grave, así que hay que actuar con prudencia… y conocimiento de causa.

En Rodila Plus continuamos la limpieza de la piscina con el cuidado de la albardilla perimetral y de las playas, tarea esta que también exige una profunda formación para determinar de qué superficie se trata y cuál es el mejor tratamiento aplicable. No es lo mismo la piedra porosa que las baldosas de gres, desde luego. Opcionalmente podemos realizar la limpieza de la cubierta de invierno, desmontándola y aplicando agua a presión, un limpiador suave respetuoso con el PVC y un cepillado final.

Otro factor esencial es el mantenimiento de la depuradora en perfecto estado, para lo cual es preciso contar con técnicos expertos. Como actividad complementaria, nuestra empresa ofrece un servicio adicional de jardinería para el cuidado de las instalaciones verdes que rodean la piscina.

Rodila Plus es una solución integral para el cuidado, el mantenimiento y la limpieza de piscinas en Zaragoza y otras ciudades de España. Asumimos todas las tareas: desde el vaciado de la piscina hasta el cortado y el acondicionamiento del césped, pasando por el mantenimiento de filtros, la depuradora o la bomba de agua y los tratamientos de cloración, antialgas, ozono e ionización. Adecuamos el calendario y los horarios de trabajo a las necesidades de la instalación, por lo que somos capaces de realizar un mantenimiento anual o una puesta a punto específica. Y lo hacemos tanto en verano como en invierno, en cualquier tipo de instalación natatoria, urbanizaciones, pabellones, recintos privados, comunidades y piscinas de obra nueva.