Limpieza de graffitis

Una de las manifestaciones más populares del arte callejero contemporáneo se ha convertido en un auténtico problema para numerosas empresas y locales corporativos. Por regla general, los auténticos artistas urbanos realizan sus creaciones en fachadas y paredes consensuadas, sin perjudicar a nadie y consiguiendo, de este modo, una mayor proyección y una imagen superior para sus obras. Por desgracia, sus imitadores no son tan responsables. Y como cada vez son más y más, las firmas, los dibujos y las leyendas hechas con graffiti proliferan sin control en todas las ciudades españolas. Así, se han convertido en una auténtica lacra para los propietarios de las instalaciones elegidas como lienzos. En consecuencia, la eliminación y limpieza de graffitis se ha convertido en una necesidad inaplazable para numerosas organizaciones.

Limpiar graffitis no es sencillo. Y, por lo general, resulta prácticamente imposible para los particulares. En especial porque los conocimientos técnicos que exige son muchísimos y, también, porque los productos de eliminación de graffitis que se comercializan en las grandes superficies solo tienen capacidad para tratar los casos más sencillos —los cuales, por otra parte, no suelen ser los más frecuentes—. Contar con una empresa de servicios generales de limpieza dotada con equipos especializados en esta actividad es la mejor opción en términos de rapidez, eficacia, ahorro y prevención. El proceso técnico a seguir a la hora de limpiar graffitis consta de tres fases: identificación, selección y protección.

Diferentes soluciones según las superficies y sustancias a limpiar

No existe una técnica única para eliminar graffitis. El éxito de este trabajo de limpieza se basa en el dominio y el control de los diferentes procedimientos existentes, que varían en función del tipo de superficie afectada —piedra, ladrillo, pavimento, hormigón, aluminio, vidrio, madera, señalética, etc.— y de la sustancia con la que se ha pintado —a los tradicionales aerosoles se han añadido técnicas innovadoras que incluyen betún, adhesivos, marcadores, lápiz de labios o productos de decapado, por ejemplo—. No es lo mismo eliminar un graffiti sobre una superficie con textura que lisa. Y cada pintada responde de manera diferente a los distintos productos de limpieza.

Sea como sea, una cuestión esencial que afecta a todos los casos es la necesidad de iniciar la limpieza del graffiti cuanto antes: a mayor tiempo de permanencia, más difícil resultará borrar la pintada.

Métodos de eliminación de graffitis

La segunda etapa en la limpieza de graffitis consiste en seleccionar el método técnico que hay que aplicar, tras considerar cómo son la superficie afectada y la pintura empleada. Se puede actuar de tres maneras: pintar, aplicar removedores químicos y lavar a presión. En Rodila Plus podemos llevar a cabo las tres formas de actuación, conjunta o parcialmente.

Pintar de nuevo es una opción, aunque no siempre es posible. En determinadas ocasiones, el uso de productos especializados —removedores químicos— se convierte en la única alternativa. Los hay de varios tipos: hidrocarburos clorados, éteres de glicol con o sin acetatos monoglicolésteres, polares, etc.; y se presentan en diferentes formatos: geles, cremas o líquidos, sobre todo. Es fundamental elegir con acierto el producto y tener presentes los usos y las prácticas correctas para cada caso concreto de eliminación y limpieza de graffitis. Cada uso requiere adoptar determinadas medidas de seguridad, contar con equipos especializados, acceder a la pared o superficie manchada y, en nuestro caso, tener en cuenta los factores medioambientales que pueden verse afectados.

El lavado a presión es otra técnica muy útil y, de hecho, una de las más utilizadas. Para llevarla a cabo con eficacia es preciso disponer de las máquinas a presión más modernas, dominar su manejo y combinar su empleo con los productos de limpieza de graffitis apropiados.

Proteger después de limpiar

Los recubrimientos protectores antigraffitis alargan la vida útil de la eliminación de graffitis. Sus características y funcionalidades también varían: algunos contribuyen a eliminar del todo el graffiti y dificultan la realización de nuevas pintadas; otros, favorecen la limpieza posterior de estas últimas. Se aplican con brocha, rodillos o mediante pulverización, dependiendo de las circunstancias.

El dominio profesional de cada una de estas técnicas, la toma acertada de las decisiones y el manejo idóneo de los tiempos de trabajo son fundamentales para poder eliminar graffitis y prevenir su regreso.

En Rodila Plus somos profesionales en servicios generales de limpieza y contamos con los conocimientos, los recursos y los equipos apropiados para resolver cualquier trabajo de limpieza de graffitis en Zaragoza o cualquier otra ciudad española.