Servicios de limpieza en hoteles, un valor adicional

Una encuesta realizada entre los usuarios de hoteles españoles de entre 3 y 5 estrellas determinó que, con independencia de la categoría del alojamiento escogido, el aspecto más valorado por los huéspedes de un hotel es la limpieza. De nada sirven el lujo, el glamour, la esmerada atención o la amplitud de los servicios disponibles si la habitación asignada tiene polvo, las sábanas no están limpias o el baño se encuentra en mal estado. La limpieza de hoteles, en consecuencia, se convierte un atributo diferencial del producto comercializado, un factor imprescindible en el grado de satisfacción final de los usuarios. No se trata, pues, de una cuestión intrascendente, sino todo lo contrario.

La especialización en los servicios de limpieza y mantenimiento de hoteles está reemplazando los usos y los hábitos de trabajo anteriores por una innovadora política empresarial que ya ha demostrado su rentabilidad y eficacia. La gestión actual de hoteles valora muy favorablemente la autonomía y la profesionalidad que garantizan contar, de manera permanente, con personal cualificado en la limpieza de hoteles procedente de empresas externas especializadas.

La industria hotelera y turística está descubriendo que contar con un proveedor profesional externo de servicios de limpieza dinamiza su actividad, eleva el rendimiento, mejora los resultados y favorece la actualización permanente de los productos y herramientas empleados.

La externalización más rentable

Externalizar los servicios de limpieza permite a la gerencia del hotel concentrarse en los aspectos esenciales de su empresa, al tiempo que le reporta una incomparable flexibilidad en la gestión de sus recursos humanos.

En la actualidad, las empresas de limpieza especializadas en el sector turístico, como Rodila Plus, están en condiciones de ofrecer un servicio parcial o integral, diseñado específicamente en función de las necesidades concretas de cada hotel. El paquete de servicios de limpieza contratado puede abarcar desde la limpieza de las habitaciones y las zonas comunes hasta la función de gobernanta (supervisión). Asimismo, contamos con prestaciones adicionales como lavandería, jardinería, mantenimiento, reposición, catering y otros servicios auxiliares, planificados y desarrollados siempre a la medida de cada cliente.

Una experiencia incomparable

El usuario de cualquier habitación de hotel desea experimentar la sensación de ser el primero en estrenarla. Ese debe ser el objetivo del equipo de pisos asignado a la actuación de limpieza en hoteles. Tanto en las zonas comunes como en las habitaciones, resulta imprescindible trabajar con calidad, rigor y profesionalidad, a partir de estándares compartidos que unifican la prestación de cada servicio de limpieza en hotel en torno a los máximos niveles de excelencia.

Ventilar e iluminar la habitación, retirar los objetos abandonados en la habitación —tirándolos a la basura o poniendo en marcha el protocolo definido para los objetos perdidos—, retirar la ropa de baño y cama usada, limpiar y desinfectar el baño aplicando los productos homologados más idóneos y desmontando cada elemento hasta dejarlo todo como nuevo, limpiar el polvo, el mobiliario, las ventanas, los espejos y todos los accesorios de las estancias, reponer los consumibles y las amenidades, así como limpiar adecuadamente el suelo en función de su naturaleza, son los pasos a seguir a la hora de realizar una adecuada limpieza de habitaciones en un hotel. Cada detalle cuenta. Porque el cliente percibirá, de manera negativa, cada merma o imperfección en este servicio de limpieza.

Contar con una empresa externa cualificada, que pone a disposición del hotel a profesionales experimentados, enormemente preparados y equipados con las tecnologías de limpieza más innovadoras, es una excelente garantía de éxito.